Risoterapia para equipos de salud

El síndrome asistencial o “síndrome de Burnout” es una situación cada vez más frecuente entre los profesionales de la salud que se manifiesta como respuesta a  un nivel de estrés emocional crónico.

Fatiga física y psíquica, un trato impersonal hacia el paciente o hacia sus propios compañeros y sentimientos de insatisfacción personal con el trabajo que desarrolla, son síntomas de este tipo de estrés.

Hay que tener en cuenta que muchos de estos profesionales conviven a diario con el dolor del paciente y el de sus familiares ya que en múltipes ocasiones han de transmitir diagnósticos negativos e irreversibles.

En muchas ocasiones el profesional de la salud olvida sus propias demandas de atención. Ellos también requieren de altas dosis de energía y buen humor para ayudarse a sí mismos y controlar la frustración, impotencia y dolor causados por el contacto del sufrimiento humano.

La risa y el buen humor son aliados para una buena recuperación del paciente siendo la mejor medicina para cuerpo y mente.

Creemos firmemente que la risa y el buen humor son herramientas efectivas y necesarias para la actividad personal y profesional de todo equipo de trabajo.

Los estudios demuestran que el estado de ánimo influye en nuestra salud. Es importante tenerlo en cuenta y fomentar la risa entre los enfermos, sus familias y los propios compañeros, siempre que sea adecuado y respetuoso.

Incluir la risa como complemento de terapias convencionales puede ayudar al profesional de la salud en la recuperación del paciente y en la mejora del ambiente de trabajo.

Abordaje:

  • Establecer relación de empatía con enfermo y familia.
  • Evitar actitudes negativas que generen sentimientos de culpabilidad.
  • Facilitar escucha activa con el paciente y familia.
  • Aprender a reirnos de nosotros mismos y con los compañeros de trabajo.
  • Fomentar ambiente alegre y positivo.
  • Minimizar absentismo laboral y bajo rendimiento.
  • Combatir la tensión  y el estrés en el trabajo y de la vida cotidiana.